El fondo de Arte de Asia Oriental procede de la Colección formada por Federico Torralba, y es uno de los más importantes conjuntos de su naturaleza en España, con más de un millar de objetos artísticos (desde el s. III al XX) procedentes, en su mayor parte, de China, Japón, Sudeste Asiático, o Nepal. Este legado ingresó en el Museo de Zaragoza mediante un pacto sucesorio, en 2001, acompañado de su biblioteca personal especializada en la materia.

Este conjunto, de gran belleza y excepcionalidad, posee una gran coherencia interna y es un ejemplo perfecto del coleccionismo privado de arte asiático en nuestro país.

Sobresale una exquisita colección de lacas japonesas, con más de dos centenares de objetos decorados con urushi (cajas, mobiliario, adornos personales, etc.). La cerámica y la porcelana china están representadas con ejemplos de todas las familias ornamentales, aunque destaca la presencia de tres mingqi de la dinastía Tang, así como una selección de celadones de las dinastías Song y Yuan. El fondo cuenta con una abundante selección de estampas y libros ilustrados de la escuela pictórica japonesa Ukiyo-e, con obra de autores principales como Hokusai, Hiroshigue o Harunobu. Finalmente, la colección se completa con un interesante conjunto de tanka, mandalas y una serie de  pinturas y caligrafías en kakemono, así como un repertorio de escultura búdica en distintos materiales