Hace unas semanas escribíamos sobre uno de los trabajos que tenemos entre manos. Se trata de la intervención sobre el retablo de la Santa Cruz de la Iglesia de Blesa (Teruel), obra de Miguel Jiménez y Martín Bernat (1481-1487) que avanza a buen ritmo.

Restauración del retablo de la Santa Cruz de la iglesia de Blesa. Foto: José Garrido. Museo de Zaragoza.

Tal como contábamos hace unos días, el primer paso fue eliminar la mazonería que se le había colocado a las tablas en un momento posterior a su ingreso en el museo. A continuación, se procedió a reintegrar las lagunas causadas por esa retirada de los marcos, que dejará a la vista una parte de las obras que antes quedaba oculta. En este momento, se ha terminado prácticamente toda esta fase de reintegración y la intervención sobre el retablo está llegando término. Cabe añadir, por tanto, que la obra se encuentra en buen estado, si bien, podremos ver la huella del paso del tiempo una vez se muestre al público. Este paso del tiempo se aprecia, por ejemplo, en el hecho de que todas las piezas que conforman el retablo están más o menos mutiladas por las adaptaciones que han sufrido a lo largo de su historia. Tanto es así que puede apreciarse el corte que sufrió el banco del retablo para colocar el sagrario en su centro, tal como se hacía antiguamente en las iglesias. Estos hechos forman parte de la vida de la obra y así lo mostramos.

Restauración del retablo de la Santa Cruz de la iglesia de Blesa. Foto: José Garrido. Museo de Zaragoza.

De forma paralela a esta intervención, se están limpiando las tablas más pequeñas que se expondrán por primera vez en el museo ofreciendo una vista completa de todo el conjunto.

Se trata de una obra de gran envergadura, tanto por la importancia patrimonial del bien cultural como por el efecto visual que aportará la intervención. El resultado podrá verse una vez termine el montaje de la sala de arte gótico, donde el retablo va a adquirir gran protagonismo.

MdZ

Etiquetas: , , , ,