Desde principios de esta semana y hasta el próximo día 2 de noviembre el Busto del Emperador Cesar Augusto de Turiaso participa en la exposición temporal “Splendida Minima. Pequeñas esculturas preciosas en la colección Médici”, en la Tribuna de Francesco I, Tesoro dei Granduchi delle Gallerie degli Uffizi. Palazzo Pitti.

Cartel anunciador de la exposición temporal en Palazzo Pitti.

En “Splendida Minima” se ha reunido una buena cantidad de piezas escultóricas de época clásica de pequeño formato realizadas en piedras preciosas, relacionadas con los cultos imperiales y de las mismas características que nuestro  reconocible retrato. Una pieza de carneola de la India confeccionada a comienzos del reinado de Trajano (98-103 d.C), sobre un retrato anterior de Domiciano, probablemente debió de ser manufacturada en Roma y pudo haber formado parte de un busto de metal precioso o pórfido rojo, ya que la zona inferior del cuello se dejó en forma de cuña.

El busto de Cesar Augusto en su ubicación en la Tribuna de Francisco I.

Esta muestra viene a culminar y homenajear la pasión de Francisco I de Médici por este tipo de esculturas, de las  que tenía una gran colección que exponía precisamente en la sala que acoge la exposición, Tribune (descrito en el inventario de 1589), un tesoro de maravillas en el corazón de los Uffizi que acordó aumentar con la puesta en marcha de varias investigaciones en Roma. Dentro de las piezas de la colección “original” destacaban un busto femenino con cabeza de cristal de la fortaleza de la Edad Imperial, un Canopus egipcio o un busto de ónix y plata dorada; algunos de ellos dispuestos para adornar las estanterías que contenían el pequeño escenario del Tribune, aún hoy en la sala.

Una colección de “joyas” en la que seguro que a Francisco I de Médici le hubiese encantado contar con el Augusto de Turiaso, hallado en excavación arqueológica de 1980 durante las obras de Colegio Nacional Allué Salvador. Una obra emblemática del Museo de Zaragoza que en muy pocas ocasiones se concede en préstamo temporal a otras instituciones y que sólo había salido de Zaragoza para viajar a Roma en el año 1997, para participar en la exposición “Hispania romana: desde tierra de conquista a provincia del Imperio”.

Busto de Caesar Augusto. Foto: J. Garrido

La muy recomendable exposición temporal del Palazzo Pitti va acompañada de la edición de un espléndido catálogo y ambos son fruto de una profunda labor de investigación sobre este tipo de valiosas esculturas antiguas cuyo número de piezas conocidas y estudiadas hasta la fecha consta de aproximadamente cuatrocientos ejemplares, un número que se espera vaya variando con el progreso de los estudios, aún inconclusos.

Etiquetas: , , , ,