Reino visigodo de Toledo. El periodo hispano-visigodo está representado en el Museo por las acuñaciones, recipientes de bronce y cerámica y restos escultóricos, capiteles y un cancel de la Villa Fortunatus de Fraga (Huesca).

El Islam. El Museo conserva restos singulares arquitectónicos del Palacio de la Aljafería, del siglo XI, el monumento taifal más representativo del valle del Ebro. Se exponen, en calidad de depósito, en la propia Aljafería. En la cultura material mueble sobresalen la colección de candiles y las producciones cerámicas de Saraqustah.

Prerrománico. Esta transición hasta los tiempos románicos tiene dos magníficos exponentes en el cancel mozárabe de Zaragoza (s. X) y en las lápidas funerarias, con cruces emblemáticas del Corral de Calvo (Luesia) (1030-1050).

Románico. Las sugerencias de este periodo se centran en una escultura en madera policromada correspondiente a una María de la Visitatio Sepulchri.