Refleja el Museo la época de esplendor de la Corona de Aragón (siglos XIV y XV). Los modelos franceses son sustuídos por influencias italianas, flamencas y germánicas a lo largo del siglo XV. Del Gótico Hispano-Flamenco, destaca el retablo de la Santa Cruz de Blesa de Jiménez y Bernat, o el retablo de la Resurrección de Jaime Serra, realizado entre 1381-1382, que supone la introducción del estilo italogótico en Aragón. De las mismas fechas es el  magnífico Ángel custodio de Zaragoza, realizado por Pere Johan, escultura en alabastro policromado realizada para la Diputación del Reino.