De la mano de Roma. Las colecciones del Museo corresponden sobre todo al ibérico tardío, mediatizado por la omnipotente presencia de Roma (desde el siglo II a.E.), cuya cultura material de prestigio (cerámica de barniz negro, vino, epigrafía…) impregnará todo el valle del Ebro.

Colonia Caesar Augusta (Zaragoza).  Fundada en el año 14 a.E. fue la capital del convento jurídico caesaraugustano, que abarcaba gran parte del valle Ebro. Las intensas excavaciones arqueológicas han proporcionado un patrimonio material ingente y variado de todo tipo, desde inscripciones funerarias y conmemorativas, hasta una nutrida serie de capiteles, innumerables cerámicas de todo tipo, monedas, vidrios, restos pictóricos y especialmente un notable y atractivo conjunto de mosaicos teselados y restos escultóricos.

Roma. Alto Imperio. La intensa presencia de Roma en el territorio ha dejado testimonios extraordinarios, como la cabeza de carneola de Augusto o el arca de Tarazona, así como una variada cultura material de todo tipo de numerosos yacimientos aragoneses (Los Bañales, Bilbilis, Bursao, Agón…).

Antigüedad tardía. De los aristocráticos asentamientos rurales se conserva la extraordinaria colección musivaria de Villa Fortunatus, que enlaza con la etapa hispano-visigoda, a cuya liturgia pertenece una significativa pátena de bronce de Zaragoza capital.