Dentro del paulatino proceso de renovación de la exposición permanente del Museo de Zaragoza ha quedado abierta al público la sala dedicada a la pintura barroca. En ella se muestran doce obras del siglo XVII, con las que se sintetiza la extensa colección de arte barroco que se conserva en el museo.

Sala 14. Barroco. Foto J.Garrido

Destacan el retrato doble de Jusepe Martínez y de su padre Daniel (1630), el gran lienzo de la Conversión del duque de Aquitania (1673) debida al pincel de Vicente Berdusán, ambos pintores son los principales representantes del barroco aragonés, en sus fases inicial y plena.

Sala 14. Barroco. Foto J.Garrido

Se muestran también otras obras maestras españolas como una vanitas (1660) de Antonio de Pereda, una imponente Santa Catalina de Alejandría de escuela sevillana, o Filósofo con libro (1630-1635) del taller de Ribera, además de dos soberbios cuadros de canastillas de flores de Juan de Arellano (1665-1670).

Sala 14. Barroco. Foto J.Garrido

Dentro de esta panificación está previsto que durante el próximo otoño se abran al público las dos salas de referencia del renacimiento. Desde esta manera el Museo de Zaragoza recupera el mensaje cultural propio y pone a disposición de los ciudadanos una parte de sus tesoros.

MdZ