El pasado día 1 de febrero falleció Julio Forcén Utrilla quien fue durante muchos años trabajador en este museo, donde realizó múltiples funciones desde vigilante de sala, personal de atención al público, mantenimiento, conductor …

Julio era un espíritu inquieto, infatigable, su cerebro funcionaba a una velocidad fuera de lo común. Persona positiva y con iniciativa, todavía hay múltiples muestras de su labor repartidas por todo el centro, no hay semana que no se oiga decir: “esto lo hizo Julio”.

Quienes tuvimos la suerte de conocerlo y compartir tareas en el museo, le recordamos con una sonrisa por su peculiar sentido del humor, con sus ocurrencias era el animador perfecto de todas las celebraciones. Siempre tenía una palabra amable para todos.

Julio siempre tendrá un recuerdo cariñoso entre quienes habitamos el Museo de Zaragoza y le conocimos. Descanse en paz.

En memoria de Julio Forcén.