En el Museo de Zaragoza trabajamos para ir ofreciendo a nuestro público novedades que permitan ir mostrando los ricos fondos que conserva y que habitualmente no pueden ser vistos por falta de espacio. Por ello, a partir de hoy mismo 18 de diciembre de 2014,  se abre una nueva sala de exposición temporal situada en la segunda planta del museo, tras la muestra permanente de Goya. La hemos concebido como antesala de la sección dedicada a los pintores de los siglos XIX y XX,  de forma que se configura como un nuevo y atractivo espacio donde se exhibe la pintura de  entre siglos.

Moore delante y Berdejo al fondo (Fot. J. Garrido)

Con el título de “Mujeres”, se inicia una serie de exposiciones monográficas para esta sala  inspiradas en temas como el paisaje, los bodegones, los grabados de grandes obras de la historia de la pintura o autorretratos de pintores…. Exposiciones que se sucederán en el tiempo y que permitirán hacer un recorrido temático por manifestaciones plásticas diversas, todas ellas pertenecientes a los fondos de Bellas Artes del Museo de Zaragoza.

Nos recibe Valeriano Becquer (Fot. J. Garrido)

Mujeres” presenta obras de pintores de la talla de Valeriano Becquer, Hernest Laurent, Eduardo Chicharro, Bernardino Montañés, Félix Pescador, Rafael Hidalgo de Caviedes, Luis Berdejo, Henry H. Moore, Luis Bea y Baltasar González. En total han sido seleccionadas una docena de obras que nos muestran a mujeres de diversa índole: pintoras, burguesas, madres, esposas y viudas, vistas por los artistas que plasman diferentes personalidades dentro de una pintura figurativa, que comienza a interpretar las nuevas tendencias artísticas que van surgiendo en los albores del siglo XX. Unas pinturas realizadas por hombres pero protagonizadas por mujeres, cuya impronta quedó inmortalizada en unos magníficos retratos que merecen la pena ser vistos e interpretados.

Un rincón de la exposición (Fot. J. Garrido)

Entre todas las obras queremos destacar una, por su calidad, su historia y por ser poco conocida. Nos referimos un pequeño cuadro debido al talento del pintor estadounidense Henry H. Moore (1844-1926) que representa a la primera esposa del artista, la aragonesa Isabel Cistué Nieto. Fue pintado en 1895 y donado al Museo de Zaragoza por su segunda mujer, María Sabina de Goreche en 1927. La sutil elegancia de la obra se enfatiza al tratarse una escena personal rodeada de una atmósfera intimista con detalles orientales que denotan el gusto de Moore por lo japonés.

Un magnífico motivo para volver a visitar el Museo de Zaragoza durante estas fiestas navideñas.

MdZ

Una vista de la nueva sala (Fot. J.Garrido)

Etiquetas: , ,