El museo ha recibido estos días la visita de dos músicos procedentes de la Escuela de Violería de Zaragoza que, a lo largo de una mañana, hicieron una demostración con varios instrumentos para un programa de televisión.

La Escuela de Violeros se dedica a la investigación, preservación y divulgación del legado cultural de la violería aragonesa que materializa, principalmente, a través de la fabricación de instrumentos antiguos.

Momentos de la grabación para el programa de televisión. Foto: José Garrido. Museo de Zaragoza.

El acto se llevó a cabo por Luis Miguel Bajén y Pilar Almalé que tocaron la flauta, el salterio y la vihuela de arco en nuestra sala de renacimiento, creando una atmósfera muy especial.  Ambos están trabajando en el proyecto Delyramus, impulsado por la Fundación Ramón Rey Ardid en colaboración con la Escuela, que promueve la difusión de la música antigua a través de la recuperación del patrimonio con la participación activa de personas con discapacidad. Con el paso del tiempo, se han ido uniendo otras entidades europeas a este proyecto como la ADM Estrela de Guarda (Portugal).

Luis Miguel Bajén tocando el salterio y la flauta, junto a Pilar Almalé tocando la vihuela. Foto: José Garrido. Museo de Zaragoza.

Los instrumentos que pudimos ver en la interpretación son fieles reproducciones de aquellos que aparecen en varias obras del siglo XVI ubicadas en la catedral de Lisboa. Todos ellos se realizan de forma respetuosa con los procedimientos artesanales antiguos y el propio instrumento, a partir de investigaciones desarrolladas por especialistas (musicólogos, organólogos y violeros) y siguiendo métodos científicos que garantizan el máximo rigor en todo momento.

Con esta visita hemos podido comprobar que, tal como indican desde la Escuela, el museo se convierte en canal para entremezclar el patrimonio cultural tangible que mostramos en nuestras salas, con el patrimonio inmaterial, así como con la investigación y preservación de este legado cultural. La combinación de la obra de arte con los instrumentos y sus melodías crea una atmósfera mágica que tuvimos el placer de disfrutar durante ese breve espacio de tiempo.

MdZ

Etiquetas: ,